asymetrischElement 7eckigElement 3Element 6Element 1ovalElement 5Element 1rundElement 4
Cargando...

Tazas Capuchino

Tazas para capuchino de Villeroy & Boch: diseñadas para el sabor

Milán y Viena unidas bajo espuma de leche

Un buen capuchino, preferiblemente con una exuberante capa de espuma y decorada al estilo latte, no hace acto de presencia en bares y restaurantes hasta después de la comida. En Italia, país de origen de esta especialidad de café, los baristas deben tener al comienzo del turno todas las tazas para capuchino listas en el armario. Para los italianos el capuchino forma parte indiscutible del desayuno o, mejor dicho: todo su desayuno consiste en una buena taza para capuchino llena. Pero, ¿a quién se le ocurrió la idea de la capa de espuma? Seguro que fueron los soldados austríacos estacionados en Italia, que echaban de menos su "Kapuziner" vienés de moca y nata montada. El acuerdo entre expreso y leche caliente se convirtió en los años 50 en un éxito mundial, que encuentra una taza y un platillo propios en toda colección de Villeroy & Boch.

Sitio más que suficiente para schiuma y latte

Mientras que el expreso y el ristretto deben beberse lo más calientes posible y, por tanto, se sirven en pequeñas tazas estrechas, el capuchino necesita bastante espacio para la leche y la espuma compacta. Las tazas para capuchino de Villeroy & Boch se han adaptado perfectamente a esto y ofrecen, con sus lisas paredes de porcelana y su generosa superficie para beber, las condiciones perfectas. Los platillos para capuchino están decorados acorde con las tazas. Algunas pueden servir de plato de postre improvisado gracias a su ligera talla especial. No obstante, como con el capuchino no se sirve agua ni leche extra, los platillos pueden ser también algo más pequeños. Piense tranquilamente cuándo prefiere beber su capuchino y escoja así el set de tazas de capuchino adecuado.

La tradición tras la taza

Cuando las primeras y, por aquel entonces, obviamente normales tazas de café salieron de nuestra fábrica, ningún experto en porcelana había oído hablar aún del capuchino. Sin embargo, cuando la bebida se estableció ya fuera de Italia, los diseñadores de Villeroy & Boch analizaron a fondo los desafíos de esta nueva especialidad. Forma, asa, material; todo se tuvo en cuenta al proyectar las nuevas tazas. Con el desarrollo de la porcelana fina de blanco resplandeciente y la porcelana fina de huesos de ligero brillo con esmalte sin plomo, nuestros sets de tazas para capuchino se adecúan cada vez más al día a día. ¿Qué tienen en común todavía las tazas antiguas y las nuevas? Al igual que antes, se elaboran cuidadosamente y, a continuación, se pintan una por una, en parte aún a mano. En resumen: la pasión de la artesanía.

Pequeños trucos con tazas grandes

Como suele ser habitual con las especialidades para sibaritas, también es conveniente calentar las tazas para capuchino poco antes de servir. Incluso si su máquina de café no incluye ninguna placa para ello podrá calentar en muy poco tiempo todas las tazas de Villeroy & Boch. Llene la taza a la mitad con agua y llévela a ebullición en el microondas. ¿El resultado? Una agradable taza caliente en cuya asa uno no se quema los dedos. Asimismo puede delegar tranquilamente en el lavavajillas la tarea de fregar: todas las tazas de porcelana sin aplicaciones de metales nobles son aptas para el lavavajillas y, gracias a su refinada forma, secan también en un instante.