asymetrischElement 7eckigElement 3Element 6Element 1ovalElement 5Element 1rundElement 4
Black Week
más información
Cargando...

Botes de Mantequilla

Una mantequera de Villeroy & Boch: imprescindible en la mesa del desayuno

Sirva mantequilla de primera calidad al desayuno o a la merienda en una mantequera de Villeroy & Boch. Práctica y bonita tanto en el frigorífico como en el armario de la cocina. Seguir leyendo...

Protege los preciados aromas con estilo

A pesar de muchos intentos por imitar su sabor cremoso, en la mesa del desayuno o de la merienda no debe faltar mantequilla de primera calidad. Tampoco la mantequera adecuada: aunque el envoltorio de la mantequilla garantice un transporte seguro, no es apto para servirla. Apueste, en su lugar, por una elegante mantequera de Villeroy & Boch que une lo bonito con lo práctico a la mesa. Antes y después de la comida, la tapa protege la mantequilla de toda influencia externa que pudiera afectar a su sabor, como el calor o la luz directa del sol. Además, no deja escapar ningún olor, lo que, sobre todo en verano, atraería a insectos indeseados.

Diseño al ritmo de los tiempos

Antaño, cuando la mantequilla era aún un producto a granel, el diseño de los recipientes se guiaba exclusivamente por el de la vajilla habitual. En la actualidad, sin embargo, están hechos a medida del tamaño típico de los paquetes de modo que siempre quepan 250 gramos de mantequilla en una mantequera. La porcelana y el vidrio son los materiales preferidos para estos recipientes y cada uno presenta sus ventajas. Una tapa de porcelana no deja pasar la luz y evita que se formen pequeñas manchas en la superficie de la mantequilla. Un recipiente de vidrio no esconde la mantequilla a ojos de sus invitados y resulta por ello más apetecible. Pero lo más importante es que la mantequera complete con armonía su imagen de mesa; por esta razón en Villeroy & Boch tiene la posibilidad de compaginar el set con su vajilla favorita.

Calidad en la que puede confiar

Los recipientes de porcelana de Villeroy & Boch se realizan en porcelana fina desarrollada por nosotros o en porcelana fina de huesos refinada. Ambos tipos se caracterizan por una resistencia a los golpes y una estabilidad de los bordes especialmente altas, por lo que las mantequeras resultan idóneas para el uso diario normal. La porcelana no reacciona a las variaciones de temperatura, por lo que puede introducir las mantequeras sin problema en el frigorífico, como también en el lavavajillas. Las decoraciones diseñadas con mimo que adornan la porcelana fina de blanco resplandeciente de algunas colecciones, están selladas con un esmalte sin plomo. Así conservan su brillo y los vivos colores no se atenúan ni con un uso considerable.

La pequeña tapa pega fuerte

Todos conocemos esa frustación mañanera: la mantequilla está aún algo fría y solo se deja esparcir en pegotes o bien destroza la rebanada de pan al tratar de extenderla. Un problema de fácil solución. A la hora del desayuno disponga para sus invitados una mantequilla siempre a punto para untar dejando la mantequera en la mesa la noche anterior. Así ya tendrá algo colocado en la mesa. ¿Prefiere disfrutar de esos diez minutos extra en la cama a primera hora? Entonces no se quede en la mantequera; ponga toda la mesa con la completa vajilla de desayuno de Villeroy & Boch y empezará el día bien relajado.