Su lista de favoritos

En esta lista puede guardar productos interesantes y poder encontrarlos en todo momento fácilmente.

Haga clic en el símbolo de listas de favoritos

Wellness

Wellness en su hogar

El cuarto de baño no sirve solamente para ducharse y lavarse los dientes. En el cuarto de baño podemos relajarnos, prepararnos para la jornada o recuperarnos del trasiego cotidiano. Regalarse cada día un momento de relajación nos aleja del estrés y transforma el hogar en un oasis de tranquilidad.

Tensiones

Estirar, calentar... relajar

La tensión muscular es uno de los males más comunes de nuestra civilización, tal como muestran varios estudios. Cuando uno pasa mucho tiempo sentado en el trabajo o en el día a día y se mueve de manera inadecuada, se incurre en malas posturas y aparecen los dolores de espalda.

Se trata de molestias desagradables que no deberían tomarse a la ligera. Mantener una mala postura durante mucho tiempo puede conducir a enfermedades crónicas e incluso a un pinzamiento de nervios que le postren en la cama por días o incluso semanas. Para no llegar a tal extremo, le planteamos aquí algunas soluciones que pueden ayudarle a mitigar y evitar las tensiones.

Remedios contra las tensiones

Descansar en la posición correcta

Existen varias formas de actuar contra las tensiones musculares y los dolores que producen. Mucha gente acude directamente al botiquín para aliviar su malestar. El ibuprofeno, paracetamol, el naproxeno y el ácido acetilsalicílico son los más recurridos. Sin embargo, el botiquín no debería ser su primera opción: hay remedios más suaves y naturales para combatir las tensiones.

Todo comienza por la alimentación: una cantidad adecuada de magnesio, que encontramos en productos integrales, en espinacas o en los plátanos previene de tensiones musculares. Mantenerse hidratado ayuda a mantener los músculos flexibles. Por último, el mejor remedio contra la tensión muscular es moverse regularmente: «lo que se mueve, no se oxida» es mucho más que un dicho popular, especialmente hoy, cuando abundan los trabajos de oficina. Cuando se produce la tensión muscular, hay dos terapias más.

Un spa en casa

Masajes y terapia de calor contra las tensiones

El primer remedio que viene a la mente para tratar las tensiones es la terapia manual: el masaje. De esta manera se relajan los nudos musculares y se aflojan las tensiones más sólidas, aflojando las adherencias en las fibras musculares. Además de recurrir a masajistas profesionales, cabe la posibilidad de masajearse uno mismo. Cuando los dolores tensionales son muy agudos, un masaje suave puede resultar agradable.

El método más delicado para aliviar las tensiones musculares es la terapia de calor. Los músculos se calientan con luz roja, almohadillas calientes o con un baño, lo que estimula la circulación sanguínea. Así las adherencias se eliminan rápidamente. Las bañeras de hidromasaje y los baños con eyectores de masaje combinan ambos métodos. Los potentes chorros masajean sus músculos en un caliente baño relajante. Un buen truco es frotar las zonas afectadas antes del baño con un aceite esencial, como por ejemplo el aceite de menta. Esto facilita al instante el riego sanguíneo, potencia el efecto curativo del baño gracias al contraste entre frío y calor y también despeja la cabeza.


Un spa en casa

Villeroy & Boch ha desarrollado varios sistemas de hidromasaje. Muchas colecciones para baño como Subway y Squaro pueden equiparse con eyectores de masaje para un baño relajante.

Alivia el estrés

Relax completo

No sólo las malas posturas, el estrés es también frecuentemente un compañero en el día a día. En un mundo cada vez más frenético, es importante concederse un descanso y desconectar de las fuentes de estrés. Esto no sólo incumbe a las etapas más tranquilas, sino que es toda una obligación en los momentos de especial tensión.

El estrés no sólo daña la mente, sino también el cuerpo. A menudo con efectos duraderos. Desconectar ocasionalmente en medio de agotadoras jornadas laborales o mientras cuida de la familia no es tanto un signo de pereza como de sabiduría. Sólo quien sabe cuidarse de sí mismo, puede cuidar de los demás.

Fases del estrés

Escapar del círculo vicioso

El estrés en sí no es malo. La tensión correcta promueve la concentración y el rendimiento, pues quienes buscan un gran rendimiento deben concentrar todas sus energías en el objetivo que persiguen. Pero el peligro llega cuando el sobreesfuerzo se vuelve crónico. Las personas activas y ambiciosas sufren este riesgo. Cuando uno se vuelca completamente en su trabajo o en su familia, pueden aparecer señales de alarma. Y es que, a menudo, uno se olvida de sus propias necesidades. Cuando dejamos de relajarnos lo necesario, podemos perder la perspectiva de las cosas y transgredir nuestros propios límites. A esto le sigue a menudo una fase de resistencia, en la que lo personal se difumina y uno acaba retirándose de la vida social. Si aquello que nos produce estrés nos hace olvidarnos de los importantes momentos que el día nos ofrece para recuperarnos, la vida se vuelve gris: no se debe vivir sólo para el trabajo, los proyectos o la familia. En el peor de los casos, esto puede conducir a una sensación de vacío interno en el que desaparecen incluso las fuerzas para salir corriendo. La consecuencia es a menudo la depresión o el desgaste y el agotamiento. Para romper con ese círculo vicioso o para no caer nunca en él, hay muchas soluciones.

Una dieta equilibrada

Somos lo que comemos

Una dieta sana y equilibrada sólo tiene ventajas. Al recibir los nutrientes más importantes, el organismo se mantendrá sano y conservará su energía. Por lo tanto, es importante procurarse una dieta variada. Las frutas y verduras frescas son ricas en vitaminas y minerales esenciales para mantenernos en forma. Además, contienen mucha fibra, importantes para una buena digestión.

Beber mucha agua o té previene la deshidratación y mantiene la piel joven. Las conocidas «calorías vacías» que nos ofrece la comida rápida, los refrescos, el alcohol o los dulces nos proporcionan mucha energía, pero escasos nutrientes y, al contrario que las proteínas o las verduras, no nos sacian por mucho tiempo. Nos hacen ganar peso, ya que las ganas de comer vuelven poco después de consumirlos. De ahí que sólo deban consumirse con moderación. Ocasionalmente, la comida «Soul» está genial, a veces podemos permitirnos algún capricho. Además de los ingredientes correctos, la manera de comer es de vital importancia. No coma mientras camina, mientras está de pie o mientras trabaja, sino que regálese tiempo para usted y tómese una pausa para disfrutar de la comida. Contribuirá a un mayor bienestar físico. 

Relajación y tranquilidad

Relajar la mente

Suena banal, pero una respiración corta puede hacer maravillas contra el estrés. Si hace buen día, puede sentarse al sol durante la pausa del medio día y no pensar en nada. Incluso una pequeña siesta antes de que los niños salgan de la escuela da fuerza para afrontar el resto del día; «Power Napping», es simplemente un término moderno para algo de sobra conocido.

Estas pequeñas pausas para dormir de unos 15 a 30 minutos relajan el cuerpo y la mente. Después podrá volver a trabajar rápidamente porque no caerá en un sueño profundo en este corto tiempo. Y por último, pero no menos importante, es esencial dormir lo suficiente regularmente. Después de un relajante baño de burbujas, se duerme especialmente profundo y bien, porque la mañana siguiente llegará con seguridad.

Bienestar en la ducha

Deporte

Los cantos rodados no cogen musgo. Este viejo refrán no sólo dio su nombre a los Rolling Stones, también es una buena reflexión para el día a día. En la sociedad moderna, los trabajos de oficina, el coche y el cómodo sofá de casa promueven un estilo de vida sedentario. El resultado son las típicas enfermedades de civilización: sobrepeso, tensiones musculares, dolor de espalda. Por ello, si pasa muchas horas sentado en el trabajo, es importante moverse lo suficiente, pues al ponerse en marcha evita caer en el letargo.

No se olvide de moverse

Una buena carrera por la mañana antes del trabajo nos despeja y nos pone en forma. Hacerlo dos o tres veces por semana da resultados visibles. Y, ¿por qué no renunciar alguna vez al coche y aprovechar la primavera o el verano para desplazarse al trabajo o a cualquier otra cita en bicicleta? Un ratito de bici al día vigoriza los músculos, estimula la circulación y fortalece el corazón. Hay pequeños detalles que pueden tener grandes efectos: realizar las compras a pie en lugar de usar el coche o usar las escaleras en lugar del ascensor ya nos invita a un ejercicio regular.

Pasito a pasito hasta alcanzar el objetivo

No todo el mundo puede empezar de un día para el otro a correr o a cubrir largos trayectos en bicicleta. Esto no significa que deba renunciar al ejercicio cotidiano. Uno o dos paseos de media hora por la tarde ponen en marcha la circulación, vigorizan los músculos y mantienen la flexibilidad de las articulaciones. Así puede seguir su propio ritmo y evitar las prisas. Además, con el buen tiempo podrá disfrutar del sol, lo que mejora el humor y estimula la síntesis de la vitamina D.

Un baño caliente con música relajante

Wellness en el cuarto de baño

A veces, debemos dejar de lado el deporte y centrarnos simplemente en relajarnos. Donde mejor se puede hacer esto es en un agradable baño caliente con espuma y eyectores de masaje que relaje los músculos. Por supuesto, esto incluye contar con la luz adecuada. Un concepto de iluminación integral, con luces indirectas y regulables proporciona siempre la intensidad lumínica adecuada y evita deslumbramientos.

¿Qué mas se puede pedir para un momento de relajación perfecto? Música, naturalmente. Nuestras canciones preferidas nos relajan al instante y nos transportan a un estado de serenidad y alegría. Incluso cuando los oídos se sumergen en el agua, podemos disfrutar de la música gracias a una excelente conducción del sonido en el medio acuático. En Villeroy & Boch encontrará desde luces hasta equipos de sonido para crear el ambiente perfecto para su relajación.

Indoor Whirlpools

Cuidado del cuerpo

Cuidar el cuerpo

Aquellos que hacen algo por sí mismos pueden hacer más por los demás, y poco significa tanto tiempo para sí mismos como cuidar de su bienestar físico. El programa de limpieza y aseo matutino o vespertino es un momento de regeneración. Es más que una ducha rápida y cepillarse los dientes. Una crema hidratante y calmante rejuvenece la piel y evita que se reseque. En particular, las manos estropeadas a causa de fregar los platos, o por el trabajo físico, se benefician de lociones tranquilizantes; esto se aplica tanto a hombres como a mujeres. Un peeling suave limpia la piel y proporciona una agradable sensación de frescor. Con el cuidado corporal adecuado puede transformar el baño de su casa en un spa. Cualquiera que sea su rutina para cuidarse, siempre debe reservar el tiempo que necesite, porque el bienestar comienza en casa.

Sistema de hidromasaje de bañeras

Tiempo para uno mismo

Tomarse un descanso

Ya sea al hacer deporte, al comer, al tomar un baño reconfortante por la noche, con un buen libro o en la habitación de juegos, una cosa es segura: sólo aquellos que pueden prescindir de sí mismos y tomar el tiempo suficiente para sus propias necesidades pueden evitar el estrés y todas sus consecuencias negativas. Nunca es malo tomar un breve descanso para luego enfrentarse a los desafíos de la vida diaria de nuevo con energía fresca.